Iglesia Cuerpo de Cristo

Inicio

derechos
y deberes
Derechos y deberes de los miembros de la Iglesia Cuerpo de Cristo

 Los miembros de la Iglesia Cuerpo de Cristo poseen los siguientes derechos y deberes:
DERECHOS
DEBERES
  • A no sufrir discriminación por razones de raza o condición social.
  • A recibir un trato digno y considerado, y a ser atendidos en sus necesidades personales.
  • A expresar sus opiniones, proponer ideas y presentar iniciativas a través de los canales adecuados.
  • A conocer el estado de cuentas de su congregación y de la Iglesia.
  • A ser informado de las actividades de la Iglesia y a participar en las mismas en igualdad de requisitos.
  • A ser ministrados por los obreros en el desarrollo de sus ministerios, recibiendo los dones y cualidades que éstos tengan.
  • A madurar espiritualmente mediante la participación en los cultos, el discipulado y demás actos donde se promulgue la enseñanza bíblica.
  • A presentar sus quejas o denuncias ante el pastor de su congregación y el Consejo Rector de la Iglesia, y a ser atendidos en las mismas.
  • A que se les reconozca su crecimiento espiritual y se fomente su participación en las actividades de la Iglesia.
  • A identificarse como miembros de la Iglesia, para lo que recibirán un carnet acreditativo.
  • A darse voluntariamente de baja, en su caso previa resolución de los compromisos y responsabilidades contraídos con la Iglesia.
  • De mantener testimonio personal propio de su pertenencia a la Iglesia, manifestando claramente los frutos del Espíritu de Dios en sus vidas.
  • De participar en los actos que desarrolle la Iglesia.
  • De contribuir económicamente al sostenimiento de la Iglesia mediante diezmos y ofrendas.
  • De defender pública y privadamente las actividades de la Iglesia y sus miembros.
  • De llevar a la práctica las decisiones tomadas por la Asamblea General y el Consejo Rector.
  • De resolver sus discrepancias por los cauces oportunos, evitando la murmuración.
  • De respetar y honrar al resto de miembros y autoridades de la Iglesia.
  • De ayudar a los pastores en el desarrollo de su ministerio.
  • De aceptar los cargos que se les adjudiquen para un mejor servicio, salvo objeciones razonables.
  • De colaborar en las actuaciones necesarias para el sostenimiento mundano de la Iglesia, tales como limpieza y mantenimiento, tareas administrativas, realización de gestiones, etc.
  • De manifestar una actitud activa en la realización de los fines principales de la Iglesia, como el evangelismo personal, la adoración o la oración.

© 2008 Iglesia Cuerpo de Cristo, Zaragoza – España. Todos los derechos reservados.
Consulte la nota legal, de obligado cumplimiento para interactuar con este sitio web.